Lemon curd

4 Feb

20140126-184754.jpg

– Eing? Lemon curd? Pero eso que es?!!!

Eso fue exactamente lo que yo dije la primera vez que leí “lemon curd”. Si tuviera que definir que es, diría que es como la crema pastelera, pero en lugar de tener sabor a vainilla, con sabor a limón.

20140126-183846.jpg

Es una crema espesa, con un sabor muy intenso a la fruta que se utiliza, que tradicionalmente es el limón, pero puede ser de naranja, lima, frambuesa, etc. Y se utiliza para mil cosas!

Tradicionalmente se utilizaba en Inglaterra para acompañar los scones y el pan a la hora del té y para rellenar tartas y tartaletas. Era un buen sustituto de la mermelada. Hoy en día sigue sirviendo para lo mismo y más, como por ejemplo yo lo he usado para el topping de una lemon cheesecake que publicaré en breve.

20140126-183936.jpg

Hay mil recetas circulando por la red. Unas con mantequilla, otras con maicena, otras hechas solo con la yema de los huevos, etc, etc, etc. Yo he usado la receta de Joy of Baking, principalmente porque vi que se hacía en un periquete. Fácil, rápido y delicioso!

20140126-183953.jpg

Ingredientes:

– 3 huevos L

– 150 gr de azúcar

– 80 ml de zumo de limón

– 1 cucharada de ralladura de limón

– 56 gr de mantequilla a temperatura ambiente

Ponemos en un bol resistente al calor los huevos y los batimos ligeramente. Añadimos el azúcar y el zumo de limón. Integramos bien todos los ingredientes y lo calentamos al baño maría, removiendo muy de vez en cuando.

Una de las cosas que más me tiraba atrás a la hora de preparar lemon curd era el tiempo que tenía que estar dándole vueltas mientras se calienta al baño maría. He leído recetas en la que incluso están hasta 40 minutos dándole vueltas a la mezcla!!! Pues bien, con esta receta una vez la mezcla adquiere calor tarda 10 minutos en adquirir la textura adecuada, en total unos 14 minutos.

Pasado este tiempo lo retiramos del calor y le añadimos la mantequilla cortada a cubos y la ralladura de limón. Es muy importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente porque si está fria no conseguiremos que se derrita. Batimos hasta que la mantequilla se ha derretido por completo. Dejamos enfriar a temperatura ambiente, lo cubrimos con papel film y lo guardamos en la nevera.

Se puede conservar en un tarro de cristal cerrado, como por ejemplo un tarro de mermelada que tengamos vacío, y nos aguantará una semana en la nevera.

20140126-183912.jpg

Y ya tenemos nuestro lemon curd listo para acompañar nuestras meriendas, desayunos, o simplemente coger una cucharada de vez en cuando porque está riquísimo!!

Gracias por visitar mi blog!

Elena 🙂

Anuncios

Strudel de manzana

29 Ene

20140126-132340.jpg

Yo más bien lo llamaría, “mi primer intento de strudel de manzana”. Y es que aunque estoy contenta con el resultado creo que la próxima vez haré algunos cambios para intentar mejorarlo.

Este ha sido mi primer contacto con la pasta de filo (comprada) en mi vida y tampoco sabía muy bien lo que me iba a encontrar. Pero como he dicho, el resultado final ha sido bueno, un strudel de manzana delicioso!

20140126-132353.jpg

Su nombre original es apfelstrudel un postre tradicional de Austria y del sur de Alemania, consideran que era uno de los platos más populares entre las personas de clase baja, las más pobres, por los pocos ingredientes necesarios y que además siempre han sido los de más bajo precio. Se cree que es un postre inspirado en el tradicional Baklava.

20140126-132429.jpg

Ingredientes:

– 8 hojas de pasta de filo

– 4 manzanas

– 2 cucharaditas de canela

– 150 gr de pasas

– 80 gr de nueces peladas y picadas

– 150 gr de azúcar

– 3 galletas Digestive

– 80 gr de mantequilla

Empezamos pre calentando el horno a 185º.

Estiramos el rollo de pasta de filo y untamos cada una de las hojas con mantequilla derretida.

En un bol colocamos las manzanas ya peladas y troceadas en trozos no muy grandes. Incorporamos el azúcar, la canela, las pasas y las nueces. Removemos todo bien para que queden los ingredientes bien repartidos.

En la última capa de pasta de filo que ya tendremos pincelada con mantequilla espolvoreamos las galletas trituradas.

Ahora en uno de los extremos volcamos nuestra mezcla de las manzanas y enrollamos como si fuera un brazo de gitano.

Los extremos los doblamos y los recogemos por la parte de abajo para que no se salga la mezcla de las manzanas.

Pincelamos toda la masa con la mantequilla que nos ha sobrado y horneamos durante aproximadamente 35 minutos.

Este postre es recomendable que se sirva caliente, con un pelín de azúcar glass espolvoreado por encima y si puede ser acompañado de una bola de helado de vainilla. Riquísimo!

20140126-132419.jpg

Gracias por visitar mi blog!

Elena 🙂

Muffins de chocolate con chips de chocolate negro y blanco

27 Ene

20140125-115708.jpg

¿Cual es la diferencia entre un muffin y un cupcake?  Esta es una de las preguntas “frecuentes” que la gente suele preguntar.

Y son varias diferencias entre ambos, aunque yo creo que son dos los aspectos que más los diferencian.

20140125-115944.jpg

1ª gran diferncia: los muffins NO llevan frosting, es solo el bizcocho. Sin embargo un cupcake sin frosting, no es un cupcake, es una magdalena corriente y moliente, del sabor que queramos, si, pero una magdalena.

2ª gran diferencia: los muffins son más grandes que las cupcakes. Aunque ahora incluso existen moldes mini para los muffins, pero en su origen esta era una de las grandes diferencias. Podemos usar moldes de cucpakes para hacer nuestros muffins, pues claro! Pero yo procuro rellenar la cápsula más si lo que estoy haciendo es un muffin.

20140125-115719.jpg

Hay quien dice que una de las mayores diferencias es que los cupcakes tienen mayor variedad de sabores que los muffins… Ein? Mentira! Puedes hacer un muffin del sabor que quieras, de chocolate, de zanahoria, con arándanos, de dulce de leche, de crema de mantequilla de cacahuete, de vainilla, de limón, de manzana, etc. Aunque seguramente los más conocidos son los de chocolate.

20140125-115916.jpg

Y también hay quien dice que los muffins pueden ser salados, cosa que los cupcakes, no. Y otra vez: ein? Pues claro que un cupcake puede ser salado. Un bizcocho de bacon con tomate con una crema de queso y gruyere… Por ejemplo!

Bueno, aquí hoy traigo un muffin para los amantes del chocolate. Lleva un bizcocho de chocolate negro con gotas de chocolate negro y chocolate blanco, es decir un muffin triplechocolateado…. La receta no se de donde la saqué, la tenía apuntada en mi libreta de recetas pendientes y en su día no anoté de que web venía, si alguien la reconoce como suya, siento no poner su enlace….

20140125-115748.jpg

Ingredientes para 12 muffins:

– 115 gr de mantequilla

– 150 gr de chocolate negro

– 325 gr de harina

– 1 cucharadita de levadura

– 1 cucharadita de bicarbonato sódico

– 1/2 cucharadita de sal

– 1 cucharadita de pasta de vainilla

– 125 gr de azúcar moreno

– 2 huevos

– 180 ml de buttermilk

– 180 gr de gotas de chocolate negro

– 100 gr de chocolate blanco

Empezamos pre calentando el horno a 160º con ventilados y preparamos la bandeja con las cápsulas de cupcakes.

Derretimos el chocolate negro (los 150 gr) en el microondas en tandas de 30 segundos. Añadimos la mantequilla en la última tanda y derretimos conjuntamente con el chocolate.

Si no tenemos buttermilk podemos hacerlo nosotros mismos mezclando 180 ml de leche con una cucharadita de vinagre o de limón y dejamos reposar 10 minutos.

En un bol tamizamos la harina con la levadura, el bicarbonato y la sal. Reservamos.

Batimos la mezcla de la mantequilla con el chocolate junto el azúcar hasta que todos los ingredientes se hayan integrado.

Añadimos los huevos uno a uno y seguido el extracto de vainilla.

Incorporamos la mitad de la harina, batimos lo justo para que se mezclen los ingredientes, añadimos el buttermilk y terminamos con la mitad de a harina que nos queda.

Añadimos las gotas de chocolate negro y blanco y las integramos con una espátula de manera manual.

Rellenamos las cápsulas 2/3 de su capacidad. Yo esta vez he usado cápsulas de muffins pero pueden servir las mismas que usamos para los cupcakes, solo que estas son más pequeñas.

Horneamos durante 25 minutos. Dejamos enfriar durante 5 minutos dentro de la bandeja y pasado este tiempo los traspasamos a una rejilla donde dejaremos enfriar por completo. Importante dejar enfriar, no te vayas a quemar intentando dar el primer mordisco como me pasó a mi…

20140125-115812.jpg

Gracias por visitar mi blog!

20140125-120000.jpg

Elena

 

Cupcakes de jengibre e higos

21 Ene

20140119-193138.jpg

Menudo parón he hecho!

Es que después de las “vacaciones” navideñas era necesario. Y pongo vacaciones entre “” porque aunque no haya tenido que ir a trabajar no he parado! Entre postres, compras, más postres y más compras acabé agotada.

20140119-172943.jpg

Y también es verdad que era necesario este parón para descongentionarnos un poco de tanto dulce y tanta comilona. Así que: vuelvo a la carga!

20140119-172909.jpg

Y lo hago con unos cupcakes especiados muy ricos. Lo que me gusta a mi encender el horno con el frío de estos días y que toda la casa huela a especias…. Además que son los primeros que publico que tienen relleno… Un relleno muy sencillo, de mermelada, pero que le da ese toque que le falta al bizcocho solo.

20140119-172925.jpg

La receta del bizcocho la he sacado de la web de Cupcakes a Diario.

20140119-172850.jpg

Ingredientes (6 cupcakes):
– 1 huevo
– 1 manzana
– 70 gr de azúcar
– 60 ml de aceite de oliva suave
– 1/2 cucharadita de levadura
– 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
– 1/4 cucharadita de canela en polvo
– 120 gr de harina

Precalentamos el horno a 170º y preparamos nuestra bandeja de cupcakes.

Tamizamos la harina con la levadura, el jengibre y la canela y reservamos.
Empezamos batiendo a velocidad media el azúcar con el huevo. Cuando se haya integrado añadimos el aceite sin dejar de batir.

Ahora le añadimos la harina y batimos a velocidad muy baja.

Trituramos la manzana y la añadimos de manera manual a la masa, con movimientos envolventes. Y ya tenemos nuestra masa lista!

Rellenamos 2/3 de nuestras cápsulas y horneamos durante 22 minutos.

Las dejamos templar 5 minutos dentro de la bandeja para cupcakes y después las colocamos sobre una rejilla y dejamos que se enfríen por completo.

Una vez frías con la ayuda de un descorazonador de manzanas les hacemos un agujero en el centro. Rellenamos con mermelada de higos y volvemos a tapar (yo no las tapé porque no pude evitar comerme el trozo que les había quitado. Y no a una sola, sino a las seis….). Yo uso una mermelada de higos de temporada que tienen muchos trozos y me encanta!

Para el frosting he hecho una crema de queso mascarpone especiada. Los ingredientes han sido:

– 150 gr de azúcar glass
– 65 gr de mantequilla a temperatura ambiente
– 90 gr de queso mascarpone
– 1 y 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
– 1/2 cucharadita de canela en polvo
– una pizca de nuez moscada

Tamizamos el azúcar glass con el jengibre, la canela y la nuez moscada y lo batimos todo con la mantequilla durante 5 minutos y se haya convertido en una masa homogénea.

Para terminar le añadimos el queso mascarpone y batimos durante un par de minutos más.

Con la ayuda de una manga pastelera y una boquilla decoramos como más nos gusten nuestros cupcakes. Además yo le añadí unos sprinkles en forma de piedrecitas doradas y plateadas para darle un poco de color.

20140119-172958.jpg

20140119-173044.jpg

20140119-173122.jpg

Que bueno!!

Gracias por visitar mi blog!!

Galletas de mantequilla

9 Ene

20140108-121140.jpg

Por fin he hecho mis primeras galletas decoradas.

Bueno, en realidad no son las primeras galletas decoradas que hago, las primeras las hice hace unos tres o cuatro años. Hubo una temporada que no podía parar de hacer galletas decoradas pero al poco tiempo el souflé bajó y las abandoné por completo hasta el día de hoy.

Estas están decoradas de una manera muy sencilla, nada de dibujos logradísimos y monísimos, no, son lo más sencillo que se puede hacer.

20140108-121021.jpg

Decoradas con fondo de glasa blanca, un detalle en el borde con azúcar de colores y sprinkles y el nombre de la persona a la que se quiera reglarar para complementar.

20140108-121200.jpg

La receta la he sacado del libro de Bea Roque, en el que aparte de esta magnífica receta también está incluido el paso a paso perfectamente explicado.

Lon ingredientes para estas galletas son:

– 250 gr de mantequilla tipo pomada

– 250 gr de azúcar glass tamizado

– 1 huevo L y una yema

– 650 gr de harina tamizada

– un poco de leche para ligar la masa

– el aroma que queramos añadir, en mi caso fue vainilla

Empezamos batiendo la mantequilla para asegurarnos de que tenemos una textura suave y cremosa. A continuación le vamos añadiendo el azúcar glass bien tamizado poco a poco, con la velocidad al mínimo de nuestra batidora. Batimos hasta que el azúcar se haya integrado por completo. Intentamos no batir en exceso porque no queremos que la masa coja aire.

A continuación le añadimos el huevo y la yema ligeramente batidos y el aroma o extracto que hayamos elegido. En mi caso fue una cucharadita de vainilla.

Bajamos al mínimo la velocidad de nuestra batidora y vamos añadiendo la harina tamizada a cucharadas a nuestra masa. Antes de terminar, cuando nos quede poco harina veremos que la masa se empieza a desmigar, es decir que ya no puede incorporar más harina, entonces es el momento de incorporar el chorrito de leche. Seguimos hasta terminar con la harina. La leche hay que incorporarla muy poco a poco para evitar excedernos y que quede una masa muy húmeda. Si fuera así lo que haríamos sería añadir un poco más de harina.

Retiramos nuestra masa de la batidora y la colocamos sobre la encimera, mesa de trabajo, etc. Acabamos de amasar a mano y hacemos una bola con la masa. Esa bola la dividiremos en cuatro partes lo más iguales posibles. Cogemos una primera parte y la ponemos entre dos trozos de papel de hornear. Con la ayuda de un rodillo estiraremos la masa hasta conseguir un grosos de 0,6 centímetros aproximadamente. Colocarermos la masa en la nevera y repetiremos el proceso con los otros tres trozos de masa que tenemos.

Dejamos reposar en la nevera durante un par de horas como mínimo, o durante toda una noche. Pasado este tiempo la masa se habrá endurecido y podremos trabajar con ella más facilmente sin que después esta se deforme en el horno.

Con la ayuda del cortador que hayamos elegido cortamos la masa de las galletas y las vamos colocando en una bandeja de hornear. Iremos colocando las galletas con un par de centimetros de separación entre ellas, ya que no son unas galletas que crecen mucho en el horno pero si se pueden esparcir un poco. Esta bandeja de hornear la colocamos en la nevera durante 15 minutos para que vuelvan a enfriarse. Mientras tanto encendemos el horno a 180º.

Con el horno caliente y las galletas frías metemos la bandeja en el horno y horneamos durante 12 minutos aproximadamente. El tiempo de horneado dependerá básicamente del tamaño del cortador que hayáis utilizado y del grosor que le hayáis dado a la galleta.

La galleta no ha de quedar dorada sino más bien blanca. Al sacar del horno estará todavía un poco blanda pero cuando se enfríe quedará completamente dura, con la textura de galleta.

Con la masa que nos haya sobrado volvemos a hacer una bola y volvemos a estirar entre dos trozos de papel de hornear. Esta vez la masa deberá estar unos 15 minutos en la nevera y ya podemos volver a cortar más galletas y repetir todo el proceso. Es recomendable no reutilizar la masa en más de dos ocasiones, porque la textura deja de ser la misma y se vuelve menos manejable.

Ahora que ya tenemos nuestras galletas listas podemos dejarlas así o decorarlas a nuestro gusto. Yo las decoré con glasa hecha con albúmina, los ingredientes que utilicé fueron los siguientes:

– 10 gr de albúmina

– 70 gr de agua fría

– 350 gr de azúcar glass

Mezclamos la albúmina con el agua y dejamos que se hidrate durante una hora. Pasado este tiempo incorporamos el azúcar glass. Y ya tenemos nuestra glasa lista!

Si queremos decorar nuestras galletas delineando el borde y rellenando (como las he hecho yo) lo que hacemos es separar una pequeña parte de la glasa que hemos hecho y esta la utilizaremos para delinear. Para obtener la glasa del relleno le iremos añadiendo gotas de agua a la glasa que hemos separado y removeremos hasta obtener la textura deseada.

Se que decorar galletas puede parecer algo muy complicado y en cierta medida lo es. Saber cual es la textura adecuada no es sencillo pero solo practicando la aprenderemos.

En mi caso, una vez delineada y rellenada la galleta con la glasa blanca, las dejé secar toda la noche y a la mañana siguiente con la glasa del delineado volví a delinear por encima y antes de que se secara le pegué el azúcar de colores o los sprinkles. Después escribí algunos nombres encima con la glasa de delinear teñida de colores.

20140108-120954.jpg

Cada nombre dentro de una bolsita de plastico como se ve en la foto y un detalle perfecto.

20140108-121059.jpg

Muchas gracias por visitar mi blog y espero que en breve pongáis en práctica vuestras primeras galletas decoradas.

Elena